lunes, 17 de agosto de 2015

700 Personas de El Merey huyen del Caroní

700 personas del Merey buscan
las partes altas para escapar del Caroní




*Unas 2.700 personas afectadas por la creciente entre Caruachi y las proximidades de Guri
* El Médico-Jefe de la Unidad Sanitaria dice que los mineros están acostumbrados a la contingencia y apreció que no existe peligrosidad
* Grupo de curiaras y balsas mineras se reúnen frente a la zona de El Merey, aguardando que baje para reanudar sus labores de buceo. (Foto Bayola).

Ciudad Bolívar, 18 de agosto de 1966  (Especial).
La crecida impetuosa del Caroní que ha desbordado sus aguas e inundado el área de doscientas casas hasta una altura de 15 cen­tímetros.
Fernando Huncal, Médico Jefe de la Unidad Sanitaria, dijo hoy que había visitado la zona y apre­ció que no existe peligrosidad al­guna porque los habitantes de allí son gente acostumbrada a luchar contra el río.
Las 700 personas acampadas en las partes altas de la `zona al vacunadas contra el tifus. "Es una medida preventiva, dijo Huncal, por temor a un brote de la en­fermedad a causa de la aglome­ración y las moscas".
Para el Jefe de la Unidad Sa­nitaria, el desbordamiento del Ca­roní en esa zona es cosa casi normal y considera que la creci­da de 1962 fue superior. Al pre­guntar sobre el número de damnificados dijo que "no hay damnificados" sino gentes consus­tanciadas con el medio que se han desplazado de un lugar a otro en espera de que las aguas del río regresen a su cauce normal.
Tampoco, dijo, hay daños ma­teriales porque las casas inunda­das no son propiamente viviendas sino ranchos de zinc y madera, improvisados en virtud de esta contingencia periódica.
Dijo que las familias mineras estaban prevenidas contra la cre­cida. y que ninguno de ellos ha reclamado ayuda material y que la asistencia médica ha sido una iniciativa de la Unidad Sanitaria y del Gobierno Regional para prevenir la tifoidea a causa de las moscas y la aglomeración.
           Huncal dijo que los         caseríos afectados son La Flor, La Laja, La Laguna, El Merey y que Río Claro, otra población minera cer­cana, no ha sido alcanzado por las aguas desbordadas.
Dos camiones, uno de la Orinoco Minning Co, y otro del Go­bierno Regional, permanecen en la zona minera a la expectativa para socorrer a los mineros que quieran desplazarse. Los mineros ven su situación con indiferencia y muchos desplazados hacia las partes altas han vuelto con su guayare y surucas a cernir la tierra en busca de diamantes. Otros, aprovechan la situación Jara la pesca de morocotos, los cuales afloran en cardumen, Ayer r pescaron uno que pesaba diecisiete kilogramos.
Mineros provenientes.de El Merey dijeron que el rio Caroní comenzó a "cabecear" hoy y que ello es señal de que ya no hay (las peligro de desbordamiento. qo obstante sectores oficiales son e opinión de que al Caroní le falta por crecer otros centímet­ros.
El Nacional — Caracas: Sábado 20 de Agosto de 1966
Ciudad Bolívar, 19 (Especial). Los setecientos mineros de El Merey, que son los más afectados de toda el área izquierda inunda­da por la parte , del Caroní com­prendida entre Caruachi y las pro­ximidades de Guri, plantearon sus problemas al Gobernador del Es­tado, Dr. Pedro Battistini Castro, y prometieron que no habitarán más los dominios del río, sino que aprovecharán la coyuntura de esta contingencia para reubicar el pue­blo en las partes más altas de la zona:
El Gobernador, en visita de ins­pección que realizó ayer a la zona afectada, oyó los planteamientos de los mineros y les manifestó que los problemas más urgentes serían solucionados de inmediato, y que consideraba un acierto la mudan­za del pueblo, para lo cual ofreció la ayuda oficial, sobre todo 'en la planificación, para evitar la anar­quía habitacional, asi como la in­salubridad del medio.
Durante el desbordamiento del Caroní, no ha habido ninguna des­gracia personal, que lamentar. Los ranchos de zinc ubicadas fuera de los dominios del río, han favore­cido en gran parte la situación ele los 700 damnificados. Esos ranchos son los que dejan solos unos 3.000 mineros que emigran a otras par­tes en tiempos de invierno. Es la época de estiaje la más favorable para la búsqueda de diamantes.
Efectivos de la Guardia Nacional y de la Policía Municipal, llevan tres días trabajando activamente pala auxiliar a las familias mine­ras desplazadas por la crecida del río.
En presencia del Gobernador,
Con los pantalones arremangados, el Gobernador Battistini y el Secretario Privado José Sánchez Negrón, vadearon la zona inunda da para visitar las viviendas im­provisadas de los mineros y pal­par de cerca sus necesidades. Son cerca de 200 las casas que se en­cuentran dentro del agua. Algunos mineros, con el agua a 1.5 centíme­tros de altura, continúan viviendo dentro de ellas, o mejor dicho, no viven, porque su vida es dentro del río, de sol a sol y muchas ve­ces de noche, cirniendo la tierra en busca de una piedra arremoli­nada en el centro del cedazo. A sus pobres viviendas sólo van a descansar cuando el trabajo ha si­do improductivo y no tienen para pasar la noche tomando cerveza al lado de una buscona agitada por la música de la sinfonola.
Estos mineros que no lloran ni se lamentan porque el río haya arrimado sus chnvn.. .ntt hnrnhro mineros con muchos años de bre. ga, que más conocen de la selva y del río que de las ciudades agita­das por el movimiento de las tien­das, el tráfico y los clubes.
Los hijos de los mineros se ale­gran cuando el río sube, y pasean el agua chapuceando y haciendo espumas con los pies. Nada parece que hubiera pasado en El Merey para sus centenares de habitantes, todos de ascendencia humilde, sin embargo, para el visitante de la ciudad, el panorama es triste 37 desolador.         .
En esta zona de la margen iz­quierda del Caroní, que comienza desde Cal-tia-chi pasando por Río Claro 11 La Flor, hasta llegar a El Merey,' hay gente que desde 1935, cuando se intensifica la explota­ción e9a mantífera, en Guayana, se dedica a esta dura faena. Aquí en esta zona minera descubierta en 1961, hay gente que ha trabajado en busca de diamantes en las mi­nas de Paraitepuy, Icabarú, Uri­mán, Paviche, San Pedro de las Bocas, La Paragua, Aza, El Casa. be, Chiguao, etc. Gentes que han aventurado tras de la "bulla", que han logrado obtener una fortuna en diamantes, y que sin embargo siguen pobres como un "Barra­bás", incansables, confiando siem­pre en una posibilidad mejor, de­trás de una piedra grande.

Esta zona de libre aprovecha­miento que le da trabajo a unas 10 mil personas, ha bajado última­mente su producción, y muchos mineros no han ido más allá debi­do a la cercanía de la zona con esta ciudad, Puerto Ordaz y San Félix, que les permite el no enca­recimiento de los productos ali­menticios.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada