martes, 4 de agosto de 2015

Cadáveres Incrustados En las piedras de una cascada


Ciudad Bolívar, 11-07-1966 (Especial).
Un grupo de buscadores de diamantes en el río Caroní, divisaron hoy desde el interior de la curiara donde viajaban, como las extremidades de lo que se supone sean tres cadáveres, se agitaban al paso impetuoso de las aguas de una cascada del r10 Caroní, en Playa Blanca de esta jurisdicción.
Se cree que los cadáveres correspondan a los de una Madre que desapareció desde el viernes pasado con sus dos hijos menores, luego de una disputa por celos sostenida con su marido.
Informaciones recogidas en la delegación de la Policía Técnica Judicial indican que Rosa Mora­les, de 26 años, oriunda de Tume­remo y residenciada en el hato Caruachi, 80 kilómetros de aquí, salió el viernes último con rumbo desconocido, en compañía de sus dos menores hijos, uno de 10 años y otro de dos. Pero que a pesar de las diligentes búsquedas prac­ticadas hasta hoy, no han apare­cido. Se conjetura, descartando el atentado criminal, que la mujer, en un arrebato pasional, ahogó a sus dos hijos en el río y luego consu­mó el suicidio en la misma forma.
Llaneros del hato Caruachi que participan en la búsqueda, dijeron que huellas de los tres desaparecidos conducen desde su residencia en el hato, hasta el rio, en las inmediaciones de Playa Blan­ca y que este indicio da fuerza a la conjetura de que hayan pere­cido ahogados en el Caroní.
Carlos Guzmán Vera, sub-comisario jefe de la .judicial, confirmó hoy algunos detalles de la noticia y dijo que una comisión d PTJ viajó a Playa Blanca a practicar el rescate de las víctimas y practicar las diligencias de  rigor.
Jesús Felipe Peña. Este última admitió hoy ante la Policía, haber sostenido una discusión con su mujer y que luego ésta desapareció de la casa.
La desaparición de Rosa Morales del hato Caruachi y sus dos hijos fue denunciada por la familia Casado, dueña de ese fundo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario