sábado, 1 de agosto de 2015

Sánchez Negrón ante el Prelado Mata Cova

El poeta José Sánchez Negrón, pronuncia su discurso de orden. A su derecha, el Segundo Arzobispo, Monseñor Crisanto Mata Cova; el Presidente de la Legislatura, Roger González; el Gobernador doctor Pedro Battistini Castro; el Primer Vicepresidente, doctor César Bello Dalla Costa y el Secretario de Gobierno Pedro Bertrán. (Foto Nino).


La Iglesia Cristiana Está Viviendo
Uno de sus Momentos Más luminosos
Dijo el poeta José Sánchez Negrón, en el homenaje
de la Legislativa a Monseñor Crisanto Mata Cova



Ciudad Bolívar, 12.07.1966 (Especial) .
El laureado poeta caraqueño-guayanés, José Sánchez Negrón, pronunció antenoche el discurso de orden en la sesión solemne acor­dada por la Asamblea Legislativa del Estado Bolívar, en homenaje al Segundo Arzobispo de esta ciudad, Monseñor doctor Crisanto Mata Cova.
En el acto, presidido por el di­putado Roger González y al que asistieron el Gobernador del Es­tado y distinguidas personalidades, el orador habló de la libertad y la justicia que emanan de los postu­lados adoptados por el último Con­cilio y en los cuales la Iglesia dejó establecidas sus relaciones con la comunidad política.
"La Iglesia Cristiana está vi­viendo uno de sus momentos his­tóricos más luminosos, después de haber permanecido durante siglos enteros, casi retraída en sus prin­cipios dogmáticos o ensimismada en discusiones que se mantuvieron en el terreno netamente espiritual, olvidando muchas veces que la temporalidad del hombre requiere también asistencia, porque todo lo creado por el Señor Todopoderoso es hermoso y sagrado".
El orador hizo un análisis me­ditado sobre las reformas ultimas de la Iglesia y esto lo llevó a dividir la historia del conocimien­to de Dios en cuatro períodos, se­ñalando en el último de ellos "el retorno de la cristiandad de las esferas celestes, que es el presente, cuando la esencia misma de Cris­to vuelva a la tierra como lo ha­bía prometido, para guiar el dolor riel hombre hacia la paz y la jus­ticia".
En la segunda parte de su dis­curso habla de la misión bíblica de los apóstoles y señala a los Obis­pos corno herederos de la respon­sabilidad de conducir a la Iglesia Universal. Luego entra en un re­cuento  de la Diócesis de Ciudad Bolívar desde su funda­ción en 1790 y de sus conductores, obra y personalidad de cada uno de ellos, para culminar hablando en este capítulo de la Arquidióce­sis y de sus últimos pastores guías.
"Debo terminar", dice el ora­dor. "Pero antes de cumplir la úl­tima parte del honorable mandato que me ha encomendado la Asam­bleas Legislativa del Estado. Des­pedir a Monseñor Tomás Márquez Gómez. Las palabras de bienvenida siempre son fáciles porque representan a la esperanza. Pero las palabras de despedida acarrean, por más fuertes que nos mostre­mos, un delgado y melancólico do­lor que casi se nos convierte en tristeza en lo más profundo del corazón".

"Deseamos, Monseñor Tomás' Gómez, que nuestro recuerdo per­viva en usted hasta el último día de su muerte. Y a usted, Monseñor Crisanto Mata Cova, le ofrecemos todo nuestro amor y nuestra fe­licidad cristiana para toda la eter­nidad".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada