jueves, 8 de octubre de 2015

Nacimiento de Barrio Ajuro costo la expansión de la UDO

Inminente desalojo de 1400 familias en Ciudad Bolívar
Demolerán un barrio céntrico
cuyas bienhechurías han sido estimadas en cinco millones de bolívares.
Los terrenos invadidos hace siete años fueron adquiridos por el MOP para la expansión del Núcleo Bolívar de la UDO


Ciudad Bolívar, 25.06-67 (Especial).
Un mil cuatrocientas familias ubicadas en igual número de casas y sobre una extensión ur­bana superior a las cien hectá­reas, manifestaron el miércoles en una asamblea preparada por ellas mismas, su preocupación por lo que suponen "inminente desalojo" por orden del Minis­terio de Obras Públicas que ale­ga haber adquirido esas tierras hace años para la expansión del Núcleo Bolívar de la Universi­dad de Oriente.
Los habitantes de lo que desde un comienzo se ha venido lla­mando Barrio Ajuro, pero que actualmente no es tal barrio, sino toda una urbanización con casas sólidas y bien construi­das, informaron a este corres­ponsal que se ha hecho un cen­so, practicado evaluaciones en sus casas y prohibido mejoras y extensión de servicios públicos en razón de que toda la urbani­zación será demolida en breve a fin de dar cabida a proyecta­das edificaciones de la Universi­dad de Oriente, la que actual­mente funciona en improvisa­das instalaciones donadas por instituciones privadas.
Estas tierras, absorbidas hoy por el crecimiento urbano de la ciudad, eran para 1959 propiedad del comerciante Julio César Pavan, quien las había arrendado al Municipio pero que las tenía ociosas y llenas de monte. En­tonces fueron invadidas de la noche a la mañana por gentes humildes apoyadas en algunas facciones políticas que se dispu­taban su cuantía electoral. Pavan supo salir a tiempo de ellas a pesar de la invasión, colocan­do  al MOP casi al precio de un bolívar el metro cuadrado; pero el MOP que las adquirió con el fin antes indicado no ejerció un control riguroso y permanente para evitar la inva­sión progresiva y el enraiza­miento de bienhechurías cuyo valor ahora se ha estimado en más de cinco millones de bolíva­res.
Esta urbanización que en nin­guna forma tiene aspecto de ba­rrio, sigue llamándose 'Barrio Ajuro". Se dice que no tiene aspecto de barrio, tal vez por­que existen escasos ranchos o viviendas pobres, aunque por fal­ta de planificación urbana ini­cial sus calles internas están mal trazadas. Tres años atrás, en tiempo de invierno Barrio Ajuro constituía un verdadero proble­ma para las autoridades, pues en su asiento se represaban con su secuela de males todas las aguas invernales provenientes del Sur que es la parte alta más inmediata. La situación fue so­lucionada con una inversión por parte del Estado para la cons­trucción de un canal recolector de las aguas. Esta inversión fue del orden de los 300 mil bolíva­res. La construcción de este im­portante canal fortaleció la vo­luntad de los pobladores para acabar de enraizarse en el lugar y lograr a través del coqueteo político otras mejoras públicas y reivindicaciones. Lo único que en su lucha tenaz no ha podido lograr el Barrio es el servicio de agua directo a las casas. El lí­quido lo adquieren de camiones cisternas que venden a bolívar el tambor o de las escasas pilas cercanas instaladas por el Con­cejo. A pocos metros del Barrio están la Escuela de Medicina, El Hospital Universitario, El Hos­pital del Tórax y el Psiquiá­trico y por el lado sur la carre­tera central que comunica con el interior.
Los moradores de Barrio Aju­ro se reunieron de urgencia y formularon una invitación espe­cial a "El Nacional", para con­siderar su situación y designar un Comité de Defensa, que que­dó integrado por Mario Rivera como Presidente; José Hernán­dez, Cruz Franco, Teodora López, José López y Luis Vegas.
Este Comité juró luchar por la estabilidad y permanencia del Barrio sin que esta determina­ción vaya —así lo expresaron—en contra de la Universidad de Oriente, la cual sienten y de­sean sostener como una necesi­dad palpitante. Pero explicaron que el desalojo de ellos y la in­mediata demolición de las casas, según datos oficiales ya conoci­dos, costaría al Gobierno más de cinco millones de bolívares y crearía un problema social agu­do, todo lo cual puede evitarse y economizarse si a la Universidad le  buscan otros terrenos apro­piados que bien pudieran ser, si es que no quieren aislarse de la Escuela de Medicina y el com­plejo de Hospitales existentes en la zona, los terrenos del actual Aeropuerto cuando éste sea tras­ladado como se tiene proyectado a 30 kilómetros al este de la ciu­dad.
En la reunión se dieron a co­nocer mensajes de la Federa­ción de Trabajadores del Esta­do Bolívar y del CES de Acción Democrática ofreciendo apoyo y gestiones a los habitantes de Ba­rrio Ajuro para que sus casas no sean demolidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada