sábado, 17 de octubre de 2015

Paralizadas actividades portuarias en Ciudad Bolívar

· Ya no llegan barcos de ultramar y los costaneros llegan uno cada tres meses. 
• 104 padres de familia quedarían sin empleo al cerrarse la Aduana 
*La Cámara de Comercio señala indiferencia de sectores ofíciales

Ciudad Bolívar, 9/9/67
(Especial).
Las actividades portuarias en esta ciudad se hallan paralizadas desde hace más de veinte meses.
Hace más de veinte meses que a este muelle no atracan barcos de ultramar. Una que otra vez, recala algún barco costanero que viene a consolar la tristeza del puerto uno cada tres meses.
Los barcos de la Compañía Anónima Venezolana de Nave­gación fueron los primeros en abandonar este puerto y final­mente los de la Real Holandesa de Vapores, dando lugar a que el comercio de la región, inclu­yendo la Zona del Hierro, ten­ga que ordenar sus importa­ciones de mercancías por Guan­ta y Puerto Cabello, ya que los muelles existentes en Puerto Or­daz y San Félix son muelles privados, a los cuales no tie­nen acceso los empresarios in­dependientes.
El volumen de carga insufi­ciente y las señales de navega­ción son factores negativos ale­gados por las empresas navie­ras en su decisión de no tocar más o con la misma frecuencia de antes, en el puerto de esta capital.
Realmente sólo hay señales de navegación desde la milla cero por el canal dragado hasta Matanzas. Del Puerto de Matan­zas hasta Ciudad Bolívar no existen boyas y balizas que per­mitan la navegación nocturna y esta circunstancia, según argu­mentan las empresas navieras, es negativa a sus intereses.
Aducen que el volumen de carga de importación se ha ve­nido reduciendo paulatinamen­te y presumen que sea por la negligencia de las autoridades.
El movimiento, el ajetreo y la bulla del caletero hace meses que emigraron de la Aduana de Ciudad Bolívar.
El doctor Ramón Castro, con­cejal y Presidente de la Cámara de Comercio, precisó en declaraciones suministradas ayer tarde al corresponsal, que el organismo está "en capacidad de demostrar a las compañías con cifras y  con hechos ciertos que hay suficiente volumen de importación en la zona.
Señaló que la paralización de las actividades portuarias causa perjuicios al comercio importador porque este tiene ahora que recurrir a otros medios menos directos y onerosos.  También sufre la economía social de la capital guayanesa ya que si no llegan barcos tendrán que cerrar el muelle y la Aduana quedando desempleados 104 padres de familia que de una for­ma u otra devengan el sustento de las actividades portuarias y entrarla en una etapa de liquidación lo concerniente al turismo.  Hace más de año y medio que no llegan a este puerto, sino barcos costaneros que vienen recogiendo la carga que va quedando para esta plaza en los puertos del Caribe.
La Cámara de Comercio, en diferentes oportunidades y esto  lo recalca ahora su Presidente doctor Ramón Castro, ha venido señalando la indiferencia de los sectores oficiales ante este problema. "La paralización de la actividad portuaria es un duro golpe para la economía de la capital guayanesa porque agra­va la situación en que la ha ve­nido postrando la Corporación de Guayana".
Para el Presidente de la Cámara de Comercio, la CVG es una entelequia que no se ocupa sino de un desarrollo macroeconómico de la zona del Caroni".
No obstante, la Cáma­ra de Comercio de esta ciudad se queja de que la paralización de las actividades portuarias no tiene razón de ser, al menos, en cuanto se refiere al volumen de la carga de importación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada