miércoles, 9 de septiembre de 2015

Ministro de Justicia Pidió Renuncia a un Magistrado De la Corte Superior de Bolívar

El  Nacional — Caracas: Sábado 26 de Noviembre de 1966

Ciudad Bolívar, 25  (Especial)
El Ministro de Justicia,  doctor J. M. Núñez Aristimuño,  pidió al doctor Domingo Monserrat, renuncie a su cargo de Juez en la Corte Superior de esta Circunscripción Judicial.
Según se informó hoy, el Ministro pidió personalmente la renuncia al Magistrado en un intento por zanjar un problema de competencia profesional que afecta la administración de justicia, y el cual se ha suscitado cual se ha suscitado entre los miembros de la Corte, Domingo Monserrat contra el doctor Álvaro Natera Natera Febres y el Presidente Pastor Ollarves
­El problema que tiene derivaciones anteriores, se agudizó a raíz de unas declaraciones aparecidas en este diario el 28 de setiembre del doctor Rafael Monserrat Lugo, hijo del Juez Domingo Monserrat, y en las cuales hizo imputaciones graves referentes al caso de la Lotería de Guayana contra el Juez Álvaro Natera Febres.
El Juez Natera Febres, en aque­lla oportunidad, pidió al Ministro de Justicia la presencia aquí de un Inspector de Tribunales para que investigara su caso y fue correspondido, pero el Inspector ge­neralizó la inspección a los miem­bros de la Corte en general y de los resultados conoció el Ministro Núñez Aristimuño, quien llamó a su Despacho al doctor Monserrat y le pidió la renuncia.  Lo de la renuncia fue confirma da por el doctor Luis Toussaint Ortiz, Procurador General del Es­tado, en un oficio referencial di­rigido al Presidente de la Legis­latura.
Según se informó, el Juez Domingo Monserrat se negó a la di­misión de su cargo en la Corte Superior y planteó la situación a la Directiva del Colegio de Aboga­dos, que designó una comisión in­tegrada por los abogados Orlando Uzcátegui, Ramón Sambra­no Ochoa y Francisco Díaz, para entrevistarse con el Ministro y aclarar el problema. El Ministro, al parecer, se negó a recibir a la comisión.
Los tres Jueces de la Corte Su­perior, entrevistados por este co­rresponsal, se han negado a de­clarar sobre el asunto, pero han admitido la existencia de un pro­blema interno grave que afecta la administración de justicia y el cual, a la postre, tendrá que co­nocer de lleno el Consejo de la Judicatura encargado de velar por la disciplina y decoro de los Tribunales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada