miércoles, 25 de noviembre de 2015

La Meta Obligada Para Venezuela es un Desarrollo Económico Independiente, Autosostenido y Autónomo.



Ciudad Bolívar, 23.07.67 (Especial).
El Ministro de Fomento de Ve­nezuela doctor Luis Hernández Solís, insistió anoche, al inaugu­rar en ceremonia especial la Pri­mera Asamblea Nacional de la Unión de Industriales y Artesa­nos (Uniarte), en que la meta obligada de Venezuela es conse­guir un desarrollo económico in­dependiente, autosostenido y au­tónomo, para lo cual es necesario  a cabo una política eco­nómica audaz, agresiva, donde el Gobierno asuma el papel central de planificador y conductor del desarrollo.
El Ministro habló ante 150 de­legados de Uniarte y un número igual de observadores y persona­lidades invitadas. Antes del Mi­nistro intervino el Gobernador del Estado, Ing. Luis Raúl Vásquez Zamora, para saludar y dar la bienvenida a los convencionistas.  El Gobernador aprovechó la ocasión para destacar la obra del Gobierno en materia indus­trial y hacer presente la palpi­tante realidad de Guayana en cuanto a sus posibilidades eco­nómicas.
El doctor Luis Hernández Solís habló en su carácter de Ministro de Fomento y Presidente, tanto de la Comisión Nacional para el Financiamiento de la Pequeña y Mediana Industria, como del Instituto Venezolano de Productivi­dad. Su discurso, contenido en diez cuartillas, se limitó a escla­recer criterios de su despacho con relación a la política de desarro­llo industrial del país, del proceso de industrialización y de lo que se está realizando a través de la Comisión Nacional para Finan­ciamiento de la pequeña y me­diana industria.
"Recientemente expresé —dijo el Ministro— que la meta obliga­da para Venezuela es conseguir un desarrollo económico inde­pendiente, autosostenido y autó nomo, en el sentido de lograr través de la diversificación pro­ductiva, el menor grado de vul­nerabilidad ante las fluctuaciones del mercado internacional: y, asimismo, de buscar, mediante una adecuada integración secto­rial, un crecimiento balanceado, donde los factores internos jue­guen papel primordial. 
Para conseguir esa meta global que representa el logro de una auténtica soberanía nacional, se hace necesario llevar a cabo una política económica audaz, agresi­va, donde el Gobierno asuma —dentro de la mejor y mo­derna concepción del Estado— el papel central de planificador y conductor del desarrollo; y, con­secuencialmente, realice un con­junto coordinado de medidas en- caminadas a tal fin. Esta política abarca todo el ámbito gubernamental, pues debe cumplirse con todos los sectores de la economía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada